Las 4 herramientas de Compliance para su Empresa.

Saber cuáles son las estructuras de control más adecuadas para evitar o gestionar los riesgos en una empresa resulta esencial, ya que no hacerlo implica incurrir en posibles responsabilidades penales.  

Por eso, se hace necesario que todas las organizaciones, independientemente de su sector o tamaño, pongan en marcha un sistema de cumplimiento normativo.

Sin intentar comprender y posteriormente mitigar los posibles riesgos, no sólo globales, sino también específicos de cada sector empresarial, las empresas no pueden sobrevivir. 

Eso requiere que se implementen procedimientos y que se adopten políticas que cubran la totalidad de cada negocio. Medidas “vivas”, que hay que revisar y adaptar constantemente para que funcionen, incorporando la inestabilidad del mundo en el que vivimos a la metodología de trabajo.

La capacidad de gestionar riesgos debe ser implementada lo más pronto posible y recorrer toda la estructura de la organización. Pero, ¿cuáles son las herramientas principales que pueden ayudar a mantener en orden en materia de Compliance?

Las herramientas más importantes y sin duda imprescindibles que deben ponerse en marcha hacen referencia al antes, el durante y el después en la gestión del riesgo.

Estas herramientas son:

1.- El Código de Conducta

Recoge la visión, los valores y el compromiso de la compañía, y actúa como guía de ética para tomar decisiones. Su objetivo es establecer de modo muy claro unas fronteras que no se pueden traspasar. Estas normas propias se aplican a todos los empleados, personal externo contratado, trabajadores temporales y agentes.

La naturaleza de este código no pretende abarcar todas las posibles situaciones que puedan tener lugar. Su objetivo es brindar un marco de referencia respecto del cual medir cualquier actividad desarrollada en la empresa. Básicamente debe recoger las directrices oportunas para que todos los miembros de la compañía actúen con integridad, sean honestos, acaten la ley y cumplan con el código a la hora de cumplir con los objetivos empresariales.

2.- Informes de Background Screening

Los informes de  Background Screening (o Pre-Employment Screening) son la piedra angular de la política antifraude de cualquier empresa. 

Sin embargo, algo tan lógico como verificar si el candidato está diciendo la verdad se deja de lado en pos de atender lo “urgente” en lugar de lo “importante”

Informando al candidato, y siempre con su consentimiento, el proceso de Screening pretende asegurarse de que el empleador va a obtener lo que el candidato promete y que además,el nuevo empleado no va a suponer un riesgo para la empresa. Hay que tener en cuenta que el coste de reemplazo de un candidato inadecuado es hasta 3 veces el salario del trabajo en cuestión.

Los informes de Background Screening, además de reducir los riesgos para la empresa, evitan costes laborales, litigios y ayudan a proteger la imagen y la reputación de la empresa, cumpliendo con la legislación existente.

3.- Canales de Denuncias 

Estos Canales son servicios externos de comunicación y reporte de irregularidades. 

Están dirigidos a empleados, proveedores, clientes y otros posibles grupos de interés de cada compañía.

Su objetivo es el de detectar a tiempo una conducta que esté fuera del código de conducta de la empresa y permitir denunciar el fraude interno, así como cualquier otro tipo de conductas no permitidas o impropias, que puedan afectar al capital humano, al patrimonio o a la propia reputación de la organización, por ser contrarios a sus principios.

4.- Due Diligence

Los informes de Due Diligence son un instrumento de control consistente en una investigación, mediante la cual se analiza e interpreta la situación de una empresa o individuo desde distintos puntos de vista, permitiendo prevenir  situaciones no deseadas. 

Los due diligence que realiza Grupo GAT son los siguientes: 

Deja un comentario

2 × 1 =

  • Español
  • English