| |

El lucrativo negocio de las titulaciones falsas y los engaños en los curriculum

A mediados de junio, varios medios publicaron que desde 2019 la policía ha observado un incremento en la venta online de titulaciones falsas. Indagando en la red, la policía había descubierto portales que, con envío desde República Dominicana, habían expedido cientos de certificados manipulados. El modus operandi era contactando a través de WhatsApp, se le daba instrucción a los clientes para que acudiesen a un local de remesas y realizaran un pago a nombre de una persona bajo conceptos como “ayuda familiar” o “medicinas”. Por un precio entre los 300 a más de 1000 se emitían desde simples pdf a pack completos de títulos y certificados. ¿Quién resultaba público diana para este mercado? Principalmente antiguos alumnos que no habían finalizados los estudios, o profesionales que pudiesen haber estado ejerciendo sin la titulación requerida.

Retomando este hilo, a las pocas semanas saltó la noticia de la macro-operación policial en España que ha conducido a la detención de cinco compradores y el principal falsificador de títulos, hallándose en el registro domiciliario los materiales para hacer las copias y el lugar donde se imprimían.

Estas noticias muestran dos realidades. Por un lado, el grave problema de la existencia de este mercado fraudulento, que lleva a temer cuántos trabajadores puede estar realizando actividades que suponen intrusismo profesional, especialmente en sectores como el bancario o en la administración de fincas. Por otro lado, el interés particular de los ciudadanos que han denunciado estos hechos y que ha motivado la investigación por las autoridades. Gracias a la labor de investigación policial y tras contrastar datos con las correspondientes Universidades y registros, se ha podido determinar que pese a la calidad de los documentos, se trataba de falsificaciones.

Noticias como estas, se repiten de forma frecuente en multitud de países. En ocasiones por las operaciones policiales que conducen a la detención de los falsificadores, y en ocasiones con noticias que salpican a altos dignatarios, debido a las mentiras en sus curriculums. La confesión del congresista de los EEUU, George Santos, que acabó disculparse públicamente y admitiendo haber mentido en su experiencia laboral y en su titulación, causó gran impacto. En la actualidad, sigue estando investigado por mentiras ante la cámara de Representantes. En julio de 2023, se produjo la destitución de su cargo del primer ministro de la Provincia de Gilgit-Baltistan en Pakistán, Khalid Khurshid, condenado a no ejercer ningún cargo público durante 5 años por haber mentido sobre su titulación. En España, en 2015, la presidenta de la Comunidad de Madrid se vio envuelta en un turbio debate sobre si había completado o no los requerimientos para la obtención de su Máster.

¿Mentir en el curriculum puede ser delito?

Depende. No hay ninguna ley que explícitamente condene mentir en el currículum, pero obviamente, es una práctica deshonesta que desacredita el perfil del “profesional” si se descubre el engaño. Valores como la integridad y la honestidad son cada vez más demandados por las empresas, generando regulaciones normativas específicas, o haciendo que la descripción de dichas prácticas tenga que estar recogida en el análisis de riesgos de los programas de cumplimiento de las corporaciones.

Sin embargo, sí puede haber delito si se incurre en intrusismo al ejercer una profesión que, por ley, requiera una determinada cualificación profesional que no se ostenta. También la falsificación de títulos supone delito, ya que la falsificación de documentos privados conlleva una pena de seis meses a dos años de prisión, y de documentos públicos, de tres a seis años.

Las noticias que hemos mencionado son algunos ejemplos notorios y difundidos, pero las empresas consultoras como Grupo GAT somos testigos de primera mano de que falseamiento de los currículos es una práctica más común de lo que parece, y que solo tras procesos adecuados de verificación, como los que realizamos con los Background Screening, se pueden detectar las mentiras o directamente incluso, las falsificaciones.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

14 − 8 =