Una lección de cumplimiento: Caso Cifuentes

El Caso Cifuentes ha resultado muy interesante y para nosotros y es toda una lección de cumplimiento. Durante las últimas semanas se han sucedido un sinfín de noticias en las que se han descubierto títulos falsos y currículums “engordados” de políticos de todas las tendencias.

Más allá del shock inicial, de la incredulidad y de las acciones judiciales que pueden derivarse de alguno de esos casos, cabe preguntarse cómo afecta a la reputación de estas organizaciones.

También, es esencial plantearse si se podía haber hecho algo desde dichas organizaciones para evitar esa situación. La respuesta es afirmativa, sí se podía haber hecho algo para evitar esta problemática sin ninguna duda.

Nuestra lección de cumplimiento

El Compliance (Cumplimiento Normativo) ha llegado para quedarse. Con él también ha llegado la necesidad de una cultura ética en la empresa, además de incluir en el día a día de las organizaciones controles para mitigar los riesgos corporativos.

Los responsables de recursos humanos conocen los riesgos, pero eso no es suficiente. Toda la organización tiene que ser consciente para dotar a RRHH de los medios necesarios.

Una de las áreas críticas en toda organización es la de Recursos Humanos. Los riesgos que pueden generar los empleados de una empresa suelen tener gran impacto.  En el análisis de riesgos siempre se incluyen a los empleados como un elemento de riesgo que deriva de varios factores, entre ellos el de la selección de empleados.

Se puede afirmar que, de los procesos de selección que realice el departamento de RRHH dependerá la evolución de la empresa. Es esencial que de forma paralela a la selección, se lleve a cabo un control del riesgo. Este control nos permitirá determinar si ese nuevo empleado puede suponer un riesgo potencial para la organización. Este paso facilitará a los responsables de recursos humanos tomar una decisión informada sobre dicha contratación.

Piénsalo de esta forma, ¿le darías a alguien que no conocieras las llaves de tu casa?  Al realizar un proceso de selección, sin llevar a cabo las correspondientes comprobaciones y verificaciones, es exactamente lo que se está haciendo. Está dándole no sólo acceso a la oficina sino también a información corporativa y a tomar parte en decisiones que afectarán al futuro de la empresa.

Los responsables deben saber que tienen medios, herramientas, para prevenir esos riesgos. Desconocer las herramientas o no tener recursos mínimos lleva a contratar a personas que pueden no ser lo que parecen.

Consecuencias de no controlar los riesgos en la selección de personal

Como podemos leer en numerosas noticias, la principal consecuencia es que tiene un impacto muy dañino para la reputación de la empresa u organización. La reputación de una empresa es su mayor activo. Todos habremos oido alguna vez que la reputación tarda años en forjarse y se pierde en un minuto.

No olvidemos que los daños a la reputación traen consigo no sólo un daño a la imagen sino también, una reducción significativa de los ingresos debido al descenso de las ventas, en la mayoría de las ocasiones también trae aparejado un aumento de costes, de la litigiosidad de la empresa y, dependiendo de la gravedad del caso, puede llegar incluso a la desaparición de la misma.

Otra consecuencia de no controlar el riesgo, es que lleva aparejado una variedad de costes adicionales. Estos costes van desde el del despido, reemplazo, selección, formación y posiblemente judiciales dependiendo de la situación.

Se cree que en las estructuras empresariales complejas es más fácil cometer fraude interno y que es difícil detectar dicho fraude. Esto no es cierto, las pequeñas empresas están mucho más expuestas al fraude y sobre todo al impacto de sus consecuencias.

La normativa sobre la responsabilidad penal de las personas jurídicas apunta a los Directivos como responsables cuando no se implementan medidas eficaces para la reducción del riesgo, siendo la contratación de  empleados un riesgo para cualquier organización.

Estas no son las únicas consecuencias jurídicas, como se puede leer en este interesante artículo, mentir en el CV puede llevar a despidos disciplinarios e incluso a incurrir en un delito.

Cómo minimizar los riesgos en la contratación

Los riesgos se previenen y en la prevención se trata de minimizar su potencial impacto. Esto funciona en todas las áreas de una empresa y también en el Departamento de Recursos Humanos. ¿Cómo? A través de la solicitud de informes Pre-Laborales o de Background Screening a un proveedor experto que pueda proporcionar informes profesionales.

 

Los informes Laborales o prelaborales no sólo se caracterizan por su reducido precio para que todo tipo de empresa pueda dotarse de ellos, sino que además han de llevarse a cabo siguiendo unos estándares legales.

Esto tiene su explicación, y es que la empresa está obteniendo un servicio de cumplimiento, por lo tanto lo primero es que el mismo se haga dentro de este marco. De esta forma la empresa se está dotando de una protección que abarca a toda la organización.

El caso Cifuentes nos enseña que cuando no hay control para prevenir el riesgo, este puede materializarse en cualquier momento. También nos enseña que la confianza o la desidia en algunos casos pueden tener consecuencias indeseadas de enorme impacto.

Si estamos alineados con el Compliance normativo nuestro deber es establecer controles preventivos. ¿Tiene tu empresa algún control de riesgo para contratación?

Grupo GAT es líder en servicios de cumplimiento para Recursos Humanos. Llámanos o escríbenos.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn