| | |

Las sanciones económicas norteamericanas – OFAC

En la última semana se ha oído hablar mucho sobre la OFAC y sus sanciones, la más reciente (y con cantidad récord de 4.310 millones de dólares) a Changpeng Zhao, fundador de BINANCE, plataforma usada por grupos terroristas y delincuentes para financiarse, hacer transacciones con países sancionados o llevar a cabo rescates en ciberataques.

Sin embargo, ¿sabes qué es y porque es tan importante su actividad?

La Office of Foreign Assets Control (OFAC) es un órgano dependiente del Departamento del Tesoro de Estados Unidos encargado de administrar y hacer cumplir sanciones económicas y comerciales en apoyo de la política exterior y la seguridad nacional de los Estados Unidos. Su actividad se centra en estados extranjeros y un gran número de organizaciones terroristas, individuos y otros tipos de entidades que puedan suponer una amenaza para la seguridad del país.

Esta organización lucha por prevenir transacciones comerciales o financieras prohibidas, entendidas como aquellas transacciones no autorizadas por la OFAC, pudiendo llegar a otorgar exenciones o exoneraciones a las prohibiciones mediante la emisión de licencias específicas. Estas licencias permiten, por ejemplo, el desbloqueo de fondos o llevar a cabo actividades comerciales con territorios sancionados.

El gobierno de los Estados Unidos ha emitido sanciones desde la Guerra Angloamericana de 1812 (con sanciones emitidas a Reino Unido por el abuso a los marineros norteamericanos), o durante la Guerra Civil (restricciones de comercio y transacciones con los estados confederados).

La OFAC es la sucesora de la Oficina de Control de Fondos Extranjeros (la «FFC»), que se estableció al inicio de la Segunda Guerra Mundial tras la invasión alemana de Noruega en 1940. El programa FFC fue administrado por el Secretario del Tesoro durante todo el año. El objetivo inicial del FFC era impedir el uso nazi de las tenencias de divisas y valores de los países ocupados y evitar la repatriación forzosa de fondos pertenecientes a nacionales de esos países.

Estos controles se ampliaron más tarde para proteger los activos de otros países invadidos. Después de que Estados Unidos entró formalmente en la Segunda Guerra Mundial, la FFC desempeñó un papel de liderazgo en la guerra económica contra las potencias del Eje al bloquear los activos enemigos y prohibir el comercio exterior y las transacciones financieras.

Los orígenes de la OFAC como organización se remontan al año 1950, tras la entrada de China en la guerra de Corea (junio 1950 – julio 1953), evento que llevó al presidente Truman a declarar el estado de emergencia nacional y bloquear todos los activos en territorio norteamericano que se encontraban bajo control chino o norcoreano.

Esto llevó a la creación de la Division of Foreign Assets Control, predecesora directa de la actual OFAC, aunque cabe destacar que la legislación norteamericana ya contaba con la autoridad para controlar fondo extranjeros situados en territorio norteamericano, tras la creación del Enemy Act 1917.

A mediados del mes de octubre de 1962 la Division of Foreign Assets Control pasó a denominarse Office of Foreign Assets Control (OFAC). Desde entonces, este organismo recibe su autoridad de una variedad de leyes federales estadounidenses, como la Emergency Economic Powers Act (IEEPA), la cual le da poder absoluto para promulgar, desarrollar y administrar embargos y sanciones económicas, aunque la aplicación de dichas sanciones recae directamente en el Secretario del Tesoro de los Estados Unidos.

Otra de las actividades llevadas a cabo por la OFAC es la publicación de la Specially Designated Nationals And Blocked Persons List (SDN), un listado que enumera a aquellas personas, organizaciones y embarcaciones con las cuales los ciudadanos norteamericanos y residentes tienen prohibido hacer negocios o cualquier tipo de transacciones. Esta lista se actualiza regularmente e incluye más de 20.000 entradas, siendo la mayoría de estas personas físicas y jurídicas.

La inclusión de entradas dentro de la lista SDN se apoya en prefectos como:

  • Estar de acuerdo con un esquema de sanciones específico para un país (por ejemplo, un alto funcionario del gobierno de un país contra el cual Estados Unidos ha impuesto sanciones)
  • Participar en acciones expresamente prohibidas: terrorismo, narcotráfico, actividades cibernéticas ilegales
  • Por motivos de su propiedad o estructura de control (por ejemplo, un grupo propiedad/controlado por una SDN)
  • Sobre la base de acciones para, o en nombre de, un país, grupo, institución o individuo seleccionado (por ejemplo, un SDN que se considera que ha apoyado la comisión de violaciones de derechos humanos por parte de un gobierno prohibido).

En la actualidad, la OFAC es una de las principales organizaciones que luchan activamente contra el lavado de dinero y la financiación del terrorismo a nivel mundial. Su actividad se focaliza en países como Irán, Corea del Norte, Cuba, Siria y Rusia, esta última desde 2014 tras la invasión de Crimea. Paralelamente, la OFAC también se enfoca en emitir sanciones y restricciones a personas físicas y jurídicas vinculadas con el narcotráfico a nivel mundial.

Durante décadas la OFAC ha sido criticada por la falta de colaboración con otras organizaciones homólogas como European External Action Service (EEAS) en materia de prevención de financiación de terrorismo y emisión de sanciones. El conflicto entre Rusia y Ucrania ha permitido que ambas organizaciones estrechen lazos y, desde mediados del mes de mayo de 2023, trabajen conjuntamente para imponer sanciones multilaterales con un mayor impacto para la economía rusa. Cabe destacar que, aunque ambas organizaciones actualmente trabajan codo con codo, existen diferencias en sus procesos y alcance de las sanciones emitidas.

Las sanciones emitidas por la European External Action Service (EEAS) se aplican a ciudadanos y personas jurídicas radicadas en territorio europeo, y generalmente su dureza es relativamente menor en comparación con las sanciones de la OFAC.

Como ejemplo reciente de la actividad de la OFAC, podemos mencionar la sanción emitida en el mes de abril de este año a Microsoft de 3 millones de dólares, tras detectar actividades comerciales con una sociedad rusa sancionada entre diciembre de 2016 y diciembre de 2017. Usando seudónimos, Microsoft vendió sus productos de forma indirecta a la sociedad sancionada Stroygazmontazh por valor de 12 millones de dólares.

Otro ejemplo, en este caso en el territorio español, son las sanciones emitidas a la sociedad mallorquina I JET Global DMCC, la cual ha sido usada por el gobierno ruso para transportar drones de combate desde Irán para su uso en el conflicto en Ucrania.

Como podemos ver, el no cumplimiento con los programas desarrollados por la OFAC podría derivar en potenciales riesgos legales, reputacionales y económicos, tanto para las empresas sancionadas como aquellas terceras partes que mantengan relaciones comerciales con estas. Es importante por tanto tener en cuenta a organizaciones como la OFAC en nuestras actividades comerciales y negocios.

En el mes de mayo de 2019 la OFAC publicó un documento titulado Framework for OFAC Compliance, en el cual se establecen unas guías de cumplimiento para aquellos sujetos adscritos a la jurisdicción norteamericana que realizan negocios en o con los Estados Unidos.

Documentos publicados y mantenidos por la OFAC como la lista SDN son herramientas de vital importancia en procesos de diligencia debida, ya que permiten la identificación de potenciales riesgos dentro del marco de las verificaciones realizadas. 

¿Sería necesario la creación de unas líneas de actuación generales para que organismos como la OFAC o la EUEA puedan trabajar de manera efectiva? ¿Sería necesario la creación de unas normas y/o tipos de sanciones multilaterales que compartan las mismas características, independientemente del organismo que las imponga?

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

12 − tres =